482 barco en Bretaña

Tipos de barcos disponibles en alquiler en Bretaña

Todos nuestros destinos

No te pierdas en Bretaña

Condiciones de navegación en Bretaña

Región marítima por excelencia, Bretaña requiere un mínimo de experiencia en conocimientos de navegación. Numerosos son los rumbos, las islas y las corrientes marinas indispensables de dominar. Por tanto, conviene ser precavido y no salir a navegar a la aventura. Consulta la previsión meteorológica y ten cuidado con la fuerza de la marea, particularmente elevada en el norte de Bretaña. En cuanto al alquiler de veleros, no dudes en contactar con algún un servicio de ‘skipper’ que conozca perfectamente la región de Bretaña y que te muestre igualmente los mejores lugares.

Si el verano es siempre la época ideal para emprender un crucero en Bretaña, la primavera y el otoño ofrecen también días de mar excepcionales. Eso sí, a pesar de esto, no olvides siempre consultar el tiempo antes de salir a navegar; es indispensable hacerlo en cualquier época del año. Bretaña ofrece a sus navegantes un formidable entorno para el alquiler barcos y el paso por puertos y refugios de calidad y con paisajes que os dejarán impresionados.

Los navegantes podrán descubrir en Bretaña islas magnificas y bahías y numerosas bases de alquiler de barcos, sobre todo en el sur. Después, ya es momento para empezar a ir a la búsqueda del golfo de Morbihan, Isla Bella, Isla de Houat, Hoedic, Quiberon, las islas Glenan o las rías de Pont Aven. Bretaña es una verdadera “Meca del Velero” y Trinidad un punto base de embarque preferido y el lugar de numerosos encuentros náuticos.

Itinerario Bretaña: Trinidad - Isla Bella – Houat – Hoëdic – Golfo de Morbihan

He aquí un itinerario de alquiler de barcos en Bretaña del sur entre los numerosos propuestos por los arrendatarios locales. No dudes en contactarlos directamente y organizar con ellos un trayecto ideal por el sur de Bretaña.

  • Base de partida: Trinidad
  • Base de llegada: Trinidad

Embarca en el puerto de Trinidad rumbo al oeste hacia la Isla Bella (17 millas). Después, ancla en Sauzon, un puertecito acogedor de colores cálidos. El puerto de Sauzon no tiene pontón; por ello tendréis que utilizar el anexo para cenar en el muelle en el restaurante del puerto por ejemplo. Al día siguiente, déjate llevar por el viento hasta la isla de Houat (12 millas). Las magníficas lenguas de arena de Beg Salus y de Treac’h Goured os acogerán para pasar la noche.

Seguimos la ruta. Navega hacia Hoëdic (5 millas), bucea en el puerto de Argol por la noche, da un paseo en esta pequeña y seductora isla y haz una escala en la Trinquette.

Sigue hasta el golfo de Morbihan (15 millas). Al entrar en el golfo, presta atención a las grandes corrientes. Pero no dejes de apreciar el entorno y descubrir decenas de pequeñas islas; la navegación en esta zona es muy agradable porque el viento es calmado.

Antes de volver hacia Trinidad puedes detenerte en el puerto Navalo al P’tit Zeph para degustar el delicioso marisco típico de la zona y muy apreciado por los navegantes que paran allí.